En una clínica veterinaria en Godelleta pueden implantarle el microchip identificativo a tu perro. Este pequeño dispositivo, que se coloca bajo la piel del animal mediante un inyector especial, contiene un código numérico que identifica y localiza a su propietario en cualquier momento, por lo que si se pierde tu mascota, podrán devolvértela rápidamente.

El microchip, del tamaño de un grano de arroz, se suele colocar en la zona del cuello mediante una sencilla inyección, y no provoca alergia al animal, porque va recubierto con una material biocompatible. Este chip es único, su numeración no puede ser alterada e identifica al animal de por vida.

En nuestra clínica veterinaria en Godelleta pueden ponérselo al animal, a partir de los dos meses de edad, y le durará hasta 25 años. Hace falta un lector especial de microchips para detectarlo, ya que no se puede ver ni tocar a simple vista. Un escáner refleja en un visor el código numérico que contiene, y la persona que lo ve puede llamar al registro de microchips y descubrir, por el número, a quién pertenece el perro.

La legislación española obliga a identificar a los animales de compañía, y en algunas comunidades autónomas ya se exige que las mascotas lleven microchip, multando a los propietarios que no se lo hayan implantado a sus perros o gatos.

En la Clínica Veterinaria Godelleta velamos por la salud y bienestar de tu mascota. Te ofrecemos un trato profesional y personalizado, en el que incluimos, entre otros servicios, la implantación de microchips.